La autoestructura de todo



La Autoestructura de Todo

El estado del ser es un estado de incertidumbre, de pérdida rotativa, vacío y caos sumido siempre en una especie de baile antropológico con el mismo como único y macabro invitado y con un solo objetivo: buscar su propia liberación por medio del movimiento.

Este baile continúo es ejecutado secuencialmente por un cuerpo nómade que persigue infatigable el horizonte del diagrama filosófico completo que expresa una idea de mundo donde cada color es un paso: ¿qué es lo que lo mueve?, ¿hacia donde?, ¿se deja llevar o es llevado?.

Los colores mantienen siempre la misma forma y fieles al método ilustran el devenir de las emociones que guiadas por la ética tratan de confrontar al caos con un orden constructivo.

El malestar es constante, y vital es el silencio que esta música quiere diluir.

Todo es tiempo y nada lo altera ni lo detiene, no cesa y no hay permanencia, solo perseverancia y repetición vivenciada de auto programación.

Son 4 pasos y un estado que podría alcanzarse y habitarse de manera incómoda como un bien que cuando se consigue inmediatamente se pierde y se vuelve a encontrar para perderse nuevamente y así.

Aquí la perfección en su cima encuentra lógica de ocultamiento en la luz que destilan los colores explosivos del método.

 

LA AUTOESTRUCTURA DE TODO

Video-Instalación, performance.

Centro Cultural Rada Tilly, Chubut, 2017.

Beca Plataforma Futuro del Ministerio de Cultura de la Nación para artistas de mediana carrera para la realización de obra individual.